7/6/08

Diferencia...¿errores o aciertos?

Me he dado cuenta...de las consecuencias de una acción...

Las personas hacemos una acción a veces sin pensar, o de forma automática, sin tener en cuenta la reacción por parte opuesta...pero...y si estamos eternamente pagando las consecuencias por un simple error de cálculos? Soy una persona impulsiva, siempre lo he tenido claro...pero incluso aceptándolo, lo considero como un pequeño defecto.


Cada uno debería pensar lo que hace, decidir y juzgar, a elección libre de cada uno, pero por supuesto, por mucha libertad que poseamos, también debemos tener en cuenta que podemos errar...siempre podemos errar...y por eso, hoy me pregunto, ¿y si las acciones no tuvieran consecuencias? ¿Las haríamos de igual modo? ¿O...puede que las acciones las hagamos para buscar la reacción


Son diversas cosas las que he hablado aquí, pero lo que me refiero en realidad, es que no soy de las personas que se arrepienten de lo que hacen, porque yo creo que el arrepentimiento es un símbolo de debilidad, o de demasiado orden en los pensamientos y una mente calculadora, yo creo que cuando haces una acción, aunque sea involuntaria o impulsiva, es tuya, y solo por eso deberías defenderla hasta el fin. Aunque por supuesto, también tenemos derecho a equivocarnos, y es injusto...pero hay veces que estamos perpetua mente en una cárcel de barrotes grises pagando las consecuencias...


No estoy inspirada hoy para escribir...pero es así como me siento...juzgada por muchos, y castigada por otros...cuando lo único que necesito...es una mente clara y poder juzgarme y castigarme yo...

1 comentario:

Rose dijo...

Hola, gracias por la visita.

A veces no pensamos cuando actuamos, simplemente hacemos lo que nos nace en el momento y despues razonamos lo que hicimos, errores o aciertos la verdad es que de ambos aprendemos. Yo no suelo arrepentirme de lo que hago mas bien de lo que NO hago. Toda accion tiene consuencia, sino las tuviera la vida no tendria ese sabor y jamas aprenderiamos que todo tarde o temprano se paga y menos sabriamos apreciarlas.

A veces el impulso gana, a veces esos errores cuestan y mucho, yo tengo que vivir con los mios pero quien me dice que algun dia la moneda cambie.

Saludos.